¿Te molesta que hablen de lo que comes y de tu cuerpo?

¡Te entiendo! Opinar del otro, ya sea de lo que come o de cómo se ve, ¡¡es una falta de respeto!!

Ahora bien, me encantaría poder decirte: “te quiero dar 3 tips para que logres que la gente deje de opinar de vos” pero no….

Si bien puede funcionar (con viento a favor), en este posteo quiero decirte que lo que más te conviene, en vez de proponerte cambiar al otro, es cambiar vos.

¿Cómo podés cambiar? Eligiendo qué comentarios recibir y cuales dejar pasar.

Y para ello, quiero contarte un cuento:

«Cuentan que hace mucho, unos discípulos meditaban junto a Buda, cuando unos hombres se acercaron a insultarle. Sin embargo, Buda no hizo nada. Cerró los ojos y aguantó que le insultaran sin moverse. Sus discípulos se enojaron y le dijeron:

– Maestro, ¿por qué dejaste que esos hombres te insultaran sin decir nada?

Buda entonces miró a uno de ellos y preguntó:

– Si yo tengo un caballo y te lo regalo pero no lo aceptas, ¿de quién es el regalo?

El discípulo respondió:

– Si yo no lo acepto, seguiría siendo tuyo…

Buda concluyó:

– Pues lo mismo sucede con las ofensas. Tú decides si aceptas o no ese regalo»

Moraleja: no aceptes los regalos que te restan. No aceptes los regalos que no van más con vos.

Y por cierto… vos tampoco opines de lo que comen y de cómo se ven otras personas. Como decía Gandhi, «sé el cambio que quieres ver en el mundo.»

Menos críticas, más paz.

pd. ¿Qué regalos aceptas?

Selecciona tu moneda
Abrir chat